miércoles, 13 de diciembre de 2017

Inconformidades

Siempre quiere más. Intento hacerlo lo mejor que puedo, intento ser perfecta, pero claro, no lo soy, nadie lo es, y para él no es suficiente.
Sé que me quiere, salta a la vista, pero quizás me quiera tanto que quiera que yo sea buena en todos los aspectos. Lo intento de verdad, pero no puede ser, creo que es imposible ser perfecta en todo, y también creo que lo debería entender y quererme igual, teniendo fallos, peculiaridades y defectos, muchos.

A veces ve solo lo malo, raras veces se da cuenta de lo bueno. Tampoco quiero que me piropee todo el rato, pero no que se centre en lo malo, aunque sea para intentar corregirlo.

Me gustaría que a veces fuera de otra manera, pero yo también tengo que aceptar a las personas y quererlas tal y como son, sin cambiarlas.

No se de que están hechas las almas, pero hoy no estoy de humor para encontrar la respuesta.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Crónicas de una muerte silenciosa

Juntos, eran una bomba explosiva. Se comían el mundo, eran capaces de todo. La quería como a su vida, y cuando estaba con ella, se sentía vivo de nuevo.

Sin embargo, ella era su veneno. Estaba muy enamorado de ella, pero ella no sabía que cada cosa que decía, sin mala intención, le hacía daño en lo más profundo. Se quejaba, hacía saber que le dolían todas las cosas que decía de él, pero aún así volvía a ella, como si nada hubiera pasado. Decía que era gilipollas por volver una y otra vez a aquello que le hacía tanto daño, sin embargo, aunque se hiciera la víctima, todos sabían que no podía vivir sin ella.

Siempre que se sentía mal iba con ella, la misma que tan mal le hacía pasar. Hasta que se dió cuenta de lo profunda que era la herida que dejaba en él, y tuvo que cortar aquella situación que últimamente sólo le hacía llorar, pero que en otro tiempo le hacía disfrutar como un niño.
A ella le dolió mucho también, ya que lo quería como se quiere a un primer amor, con un cariño infinito. Tampoco podía imaginarse que él se hubiera cansado de ella, de cómo le hacía sentir. Porque aunque se llevaban muy bien, hacía un tiempo que no encajaban igual que antes. Él tenía sus errores, que ella callaba por no crear conflicto, y ella tenía los suyos que más que molestarle, le entristecían, porque ella lo era todo para él y no podía creer que la persona que más quería le estuviera haciendo todo eso.

Siempre se ha dicho que uno no se da cuenta de lo que tiene hasta que le falta, y fue cuando él se hizo un favor a sí mismo y no dejó que ella he hiciera más daño, cuando ella se dio cuenta de lo estúpida que había sido. Él también era todo para ella, y ella no sabía que cada cosa que decía hacía que él se fuera alejando un poquito más, hasta que sucedió y se percató de que ya no volvería a ser la misma, y de que todo el daño que le había hecho iba a ser muy difícil de curar.

No sé de qué están hechas las almas, pero creo poder encontrar en él la respuesta.

domingo, 13 de agosto de 2017

Sueños

Hay muchos tipos de sueños. Algunos te llevan de la mano hacia sentimientos nuevos o bonitos y te hacen sonreír cuando te despiertas de ellos.

Otros, sin embargo, te dan a conocer tu parte más débil, aquella que no quieres sacar a la luz, no por miedo al rechazo, sino por miedo a que se haga realidad.

Eso me pasó a mí. Mi peor pesadilla, aquella en la que menos me gusta pensar, se me apareció ante mí en forma de lo que parecía un mal sueño, pero era la vida real.

En ese momento deseaba despertarme, cerrar los ojos y no poder ver ni escuchar nada, y volver a abrirlos en otro lugar diferente, lejos de la visión de aquella imagen que me solía atormentar en las noches de frío y lluvia.

A veces desearía no tener miedos, no tener remordimientos ni sentimientos, ser más fuerte y no tener puntos débiles. Pero para eso no podría tener familia, ni amigos, ni podría estar enamorada. Sería difícil ser feliz. Difícil no tener miedos teniéndolo tan cerca y poder perderlo al instante por una tontería, sintiendo cosquillas por dentro cada vez.

Aunque no sepa de qué están hechas las almas, aunque quizá estén hechas de sueños, la suya y la mía son una sola.

lunes, 29 de mayo de 2017

Un amigo...

Una vez conocí a un amigo. Para mí era el mejor, sin duda. Nos lo contábamos todo y era una parte muy importante de mi vida.
Ahora seguimos hablando, sigue siendo importantísimo para mí y de hecho nos llevamos bien, pero no se si lo reconozco.

A veces, al tiempo le da por cambiar cosas de la vida, para que se olviden los orígenes, lo que te llevó a hacer ciertas cosas. Creo que eso nos ha pasado a nosotros.
Nos seguimos llevando bien, pero a lo mejor se haya perdido la esencia, nuestra personalidad conjunta, esas largas tardes de verano en la piscina, viendo películas o haciendo el tonto. Se ha perdido el porqué de lo que solíamos tener, porque cuando lo veo no recuerdo esos silencios incómodos que pasábamos los dos solos muertos de vergüenza por no saber qué decir, o cómo nos conocimos, o cómo hablábamos antes de caer en la monotonía.

No sé lo que ha pasado con ese bonito baúl de recuerdos.
Quizás se ha caído en algún momento al mar embravecido, porque estábamos demasiado concentrados en la tormenta y en nosotros mismos. Quiero encontrarlo, saber dónde esta todo eso que tanto echo de menos, y continuarlo, que parezca eterno todo lo que nos queda por aprender del otro.

Una vez conocí a un amigo, pero ya no sé si lo conozco. Aún así, y aunque siga sin saber de que están echas las almas, creo que su alma y la mía siguen siendo una sola.

martes, 9 de mayo de 2017

Mascotas

Mascotas. Esos seres que nunca se sabe si tienen conciencia y sentimientos, pero que los tratamos a veces como si fueran uno más de la familia.

Una vez conocí a una persona que decía que hablaba de sus problemas con su perro, y él parecía escucharle y entenderle. También que el perro acudía a ella cuando la oía gritar y llorar, y que él le hacía caso en todo.

Incluso los gatos, que son muy independientes, por ejemplo, también son muy mimosos y graciosos.
Creo que hasta los pájaros, que están todo el di en la jaula, son capaces de hacerte compañía, porque emiten sonidos curiosos, y su forma de moverse dando pequeños saltos es muy peculiar.
Especialmente, es tierna la manera en que, gracias a tus caricias, se quedan dormidos, o lo agradecidos que se sienten cuando corretean por el campo o cuando alguien juega con ellos.

Incluso, me atrevería a decir que algunos animales tienen más sentimientos que algunas personas. Alguien me dijo una vez que el hombre es el único animal que mata por gusto, y para mí es verdad. Si algún animal hace daño a alguien, siempre es por defensa personal ante el miedo o porque su dueño le ha enseñado a que lo haga.

Pero tras todo esto, lo peor es cuando se van. Se apaga toda la alegría al llegar a casa y que no venga a recibirte, se acaba el escuchar sus sonidos o el acariciarlo hasta que se duerma.
Pero aun así, no cambiaríamos por nada ni un solo minuto de nuestras vidas con ellos.

domingo, 7 de mayo de 2017

El amor

¿Alguna vez te has sentido enamorado? Amor secreto, platónico, recién descubierto, correspondido, prohibido...cualquier tipo es válido si provoca felicidad.

Al principio, el mío era secreto. Empezar a descubrir cierta atracción hacia una persona era nuevo para mí, y hacía cuanto podía para saber qué era ese sentimiento que me invadía al estar cerca de él.
Luego me fui dando cuenta que era correspondido, que tenía la suerte de que él sintiera por mí lo mismo que yo por él.

Creo que estar enamorado es lo mejor que le puede pasar a una persona, porque en ocasiones da sentido a la vida.

Además, el amor no tiene por qué sentirse siempre hacia una persona, también se puede estar enamorado de aprender, de escribir, de la música, de la vida...

Pero en mi caso, tengo una persona muy especial que me apoya, me sonríe, me enseña y me contradice en el momento justo, y me enseña cosas de esto que llaman amor.
En mi caso, mi amor que ha estado siempre ahí y nunca me ha dejado de lado. Porque aunque no sepa de qué están hechas las almas, la suya y la mía son una sola.

jueves, 4 de mayo de 2017

¿Qué es un instante?

¿Qué es un instante? A veces me hago mucho esa pregunta.
Un instante es un periodo de tiempo tan corto, y que a la vez abarca tanto....
Un instante puede ser el tiempo que alcanzas a ver un paisaje, o puede ser una mirada de reojo, o lo que tarda una ardilla en pasar por una rama del árbol con su bellota. Creo que para cada persona, un instante puede significar algo muy distinto. Por eso creo que hay que vivir cada instante intensamente, con las personas que te hagan feliz de verdad.

Para mí, un instante es el tiempo que tardé en hacerle sonreír con un «sí», que por cierto, fue el instante que más intensamente viví.
Sin embargo, en un instante puedes destruir todo lo que has construido en tanto tiempo, en aquello que tanto cariño y esfuerzo has puesto... lo sé porque estuve a punto de hacerlo, veía como todo lo que habíamos visto crecer ante nosotros se desmoronaba, pasaba a ser nada. Pero finalmente conseguimos salvarlo todo, porque si la persona es lo suficientemente especial, y aunque había mil razones para abandonar y dejarlo todo, busqué una que me hiciera quedarme. Porque yo sé que incluso en medio de la tormenta, él siempre será mí ancla, mí amor.

¿Sabes cuándo las horas se te hacen instantes? Desde hace ya dos años y dos meses, me pasa a diario. Recordarme todo a lo nuestro, eso tan bonito que tenemos y que nadie nos va a quitar. Un instante es el tiempo que tarda en hacerme reír, en enamorarme.

Un instante es lo que tarda en decirme que me quiere, pero es una eternidad lo que tardo en olvidarlo.

Porque aunque no sepa de qué estén hechas las almas, sé que la suya y la mía son una sola.